INTERVENCIÓN URBANA PARA PABELLÓN DE USO HOSTELERO EN EL PARQUE DE LA DEHESA

Situación: Soria
Fecha: 2009
Estado: Concurso
Promotor: Ayuntamiento de Soria

 

El proyecto pretende resolverse con un sencillo gesto proyectual, pero con un resultado volumétrico muy contundente. De este modo, el edificio nace emergiendo del propio terreno que lo rodea hasta convertirse en una torre mirador a modo de hito dentro del parque; un lugar para mirar y para “ser visto”, que sirva de referencia visual y que se convierta por si mismo en un gran reclamo publicitario del uso hostelero para el que está pensado, aportando nuevos puntos de vista del parque (por encima de los árboles) imposibles hasta este momento.

La cubierta verde del edificio es una extensión del parque en el que está ubicado y, al igual que éste, pretende ver reflejado en su manto vegetal el cambio de las estaciones. El edificio sale del terreno creando una topografía artificial a modo de plaza elevada bajo la que se genera la cafetería, y que se entiende como una terraza al aire libre que sirve de lugar de encuentro para los ciudadanos; un punto de reunión y de ocio para los sorianos. La escalera de acceso a la terraza está concebida como un graderío verde para acoger distintos usos y actividades.

Con todas estas estrategias proyectuales se busca conseguir la máxima rentabilidad económica para el pabellón hostelero, encontrando nuevos usos que atraigan clientes potenciales.  Del mismo modo, se dota de una nueva terraza (sobre la  cubierta) sin aumentar el coste económico, ya que se aprovecha un espacio ya construido del edificio. Otra clave es la modulación. Con ello se consigue una gran coherencia y la posibilidad de ampliaciones futuras con la misma estrategia constructiva y sin que pierda calidad el edificio proyectado inicialmente, así como la posibilidad de construcción por fases.

Existe un gran contraste entre la imagen generada por el edificio durante el día y durante la noche. Por el día, el edificio se integra con el entorno vegetal, a partir de dos recursos fundamentales: el vidrio serigrafiado con motivos vegetales y los reflejos conseguidos del entorno circundante. De noche, el pabellón se convierte un hito luminoso a modo de linterna que provoca un gran impacto visual. Aparece en este momento la transparencia, de modo que el interior del edificio cobra vida y se hace visible desde el exterior.